Principios Universales: Ley de Correspondencia

La Ley de Correspondencia dice: “Como es arriba es abajo; como es abajo es arriba”. ¿Qué quiere decir esto? La Ley de Correspondencia nos habla de analogías. Todo en el Universo es análogo, todo se asemeja, se corresponde. Hay una relación sutil entre todas las cosas, por muy dispares que nos parezcan. Así, hay una semejanza entre la vida de una estrella y la vida de un ser humano. Observando al hombre podemos conocer a la estrella. Y viceversa.

Para mí, esta es una Ley fundamental que, sin embargo, no es fácil de comprender. Vivimos inmersos en la sensación de estar separados de todo lo que nos rodea. Las estrellas nos resultan totalmente ajenas, pero lo mismo ocurre con el vecino de al lado y, si me apuras, con la familia. Y, sin embargo, todo es reflejo de todo. Nuestras relaciones, nuestras acciones y creaciones, son un reflejo a nivel externo de lo que somos a nivel interno. Podríamos añadir: “Como es adentro es afuera”.

Cuando comprendemos que el Universo está en nosotros, que somos nosotros, hemos dado un paso de gigante en el camino del autoconocimiento. No necesitamos ir a ninguna parte porque todo lo que necesitamos aprender está ya aquí. Por eso el trabajo de introspección es tan importante: “Conócete a ti mismo”, estaba escrito a la entrada del Templo de Apolo, en Delfos. En nuestro interior se encuentran las claves de todo el Universo. Comprendiéndonos a nosotros mismos empezamos a comprender el Universo.

Nuestra existencia discurre en la Tercera Dimensión, cuya contundencia material nos tiene atrapados. Es lo que la tradición hindú denomina Maia o ilusión de las apariencias. Sin embargo, si logramos vivir en esta realidad material en un estado de mayor apertura los velos de la ignorancia comenzarán a desaparecer. Es lo que llamamos expansión de la conciencia, un proceso que se inicia con prácticas como Reiki o la Meditación y que puede culminar en el samadhi, la iluminación.

Pero para eso hay que estar receptivo, como digo, abierto, rendido. Cuando el Ego se echa a un lado empezamos a conectar con otros planos o dimensiones de conciencia y a recibir información, acerca de nosotros mismos y del Universo. La Ley de Correspondencia nos dice que todo está interconectado. Cuando operamos en esta dimensión, lo que hacemos tiene su correspondencia en la siguiente dimensión y, así, sucesivamente, hasta alcanzar la máxima conciencia.

¿Cómo aplicar la Ley de Correspondencia en el día a día?

  • En la autoestima: Yo soy el Universo o El Universo habita en mí, serían dos buenas afirmaciones para repetir ante el espejo
  • En las relaciones: al diluirse la sensación de separación, las relaciones se vuelven menos antagónicas: “el otro” también forma parte de nosotros.
  • En la acción y creación: si somos conscientes de que nuestras acciones y creaciones tienen un reflejo en todo el Universo, desarrollaremos una mayor responsabilidad y compromiso en nuestra vida.

Fuente: energiaparaelequilibrio.com por María Ródenas.

Recuerda: “¡Nunca desees que el trabajo sea  más fácil, desea SER mejor!”

Entra en contacto con tu Coach de negocios  Juan Francisco García.

“…porque tener un Negocio debería PERMITIRTE

DISFRUTAR más de la VIDA…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *